Fashion

Aún.

30 agosto, 2017

Les comparto este escrito personal que me escribí para mi misma hace días…

          Todos estamos rotos, así es como entra la luz-Ernest Heminway

Aún quedan muchos momentos esperando llegar, muchas personas por conocer, y muchas historias nuevas que contar, aún no has superado esos miedos que te invaden por las noches al sentirte vulnerable, de esos que te hacen dar vueltas en la cama una y otra vez por tener miedo al olvido, al engaño, o incluso a la soledad.

Aún te falta por terminar de recordar lo que te hizo convertirte en lo que hoy eres. Aún te falta por aprender a desapegarte de las cosas que no están en tu poder. Entonces para que preocuparnos por aquellas cosas que no podemos cambiar?

Comprende, que hace algun tiempo fuiste fuego, después cenizas y hoy eres piezas, aun te falta por entender que tu eres tu propia paz y esa nadie te la puede quitar, tu pasado solo es  un puente entre lo que fuiste y quieres ser. 

Lee todo lo que no entiendas hasta que comprendas su significado, empápate de historias, de esas que te erizan la piel y te hacen darle un nuevo sentido a la vida, arriesgate, que nada es un error, si no una experiencia que después de un tiempo se convierte en lección.

Una vez alguien me dijo que el miedo solo existe en la mente y en nuestros pensamientos, y que la única manera de dejar de sentir miedo es rompiendo el patrón de hacer las mismas cosas y tomando el riesgo de hacer un cambio.

Ama tu alma y no solo el cuerpo que adornas día a día, es así como las personas a tu alrededor verán más que una cara bonita y un cuerpo, deja de resistirte, y fluye como olas del mar en tu garganta.

Aún te falta quererte más, mimarte más, escucharte más, así que date tiempo, pues aún tienes toda una vida para entenderte y comprenderte. Vivir con miedo a equivocarnos es igual a no vivir.

 

Marcela. 

 

 

 

Fashion

A mis 20

18 agosto, 2017

Hace poco me preguntaron cual era mi edad y cuando estuve apunto de decir diecinue.. me sorprendí a mi misma teniendo veinte..

Y a mis veinte, me di cuenta de cuan rápido comienzan a pasarse los años, como relámpagos,

A mis veinte, comienzo a creer más en el destino y menos en las casualidades, aunque muchas de mis experiencias hayan nacido de estas..

a mis veinte , me dan miedo las personas que me dicen ¨Tienes 20 años, aún te queda mucho por vivir y madurar¨,

y me dan mucho miedo en verdad.

Si, que si me falta mucho por vivir, pero aun así, me dan miedo esas personas, porque a menudo son aquellas que mas tienen que callar, aquellas que se limitan a sentir, aquellas que a su ¨ventajosa¨ edad, se niegan a amar, se niegan a soñar, son aquellos cobardes que se niegan a dar, por salir lastimados, son aquellos que a su edad ¨saben mucho¨ y sin embargo carecen de mucho, aquellos que se perdieron en las experiencias y olvidaron el real valor de aquellas, la madurez, no es un numero, para mi, todo aquel que presuma de su edad siempre será un chiquillo atrapado en el cuerpo de un mayor.

A mis veinte años me eh dado  cuenta que no existen malas ni buenas decisiones, solo decisiones, porque todo lo que pasa es lo que esta destinado a estar..

a mis veinte años, eh dejado de lado el ¨hubiera¨ y el ¨y si?¨y si hubiera hecho esto, o aquello, y si hago o no hago, por algo lo decidí así en su momento, y por algo ahora las cosas son así.

a mis veinte años, prefiero decir las cosas tal y como las pienso.

A mi veinte años, me cansé de los rodeos, los peros, las excusas, y el drama innecesario.

A mis veinte años, ya no discuto por un lugar en la vida de alguien, A mis veinte años, prefiero alejarme, porque a mis veinte comienzo finalmente  a entender que lo que es tuyo, siempre encontrará la manera de regresar, o de nunca irse.

Créeme.

 A mis veinte, comienzo a ser fiel a mis valores, a mis creencias, pero sobre todo, a mi misma.

A mis veinte, si, me queda mucho por vivir, mucho por todavía que madurar, pero si de algo estoy y seguir estando siempre segura, es que la edad es solo un numero. 

Es por eso, que a mis veinte años, me doy el mérito de seguir tratando de ser fuerte al vivir algunos dramas sentimentales, y querer seguir intentando, conociendo, creando, experimentando, porque no se trata solo de querer, o querer a medias, que si de querer se trata, quiérelo todo, y si ese algo no te quiere, suéltalo, con todas tus fuerzas..

y recuerda que ser fuerte, es una virtud.

 

 

 

 

Fashion, Lifestyle, querido amor, quotes

Ni quiero, ni deseo volver a ser la misma

8 agosto, 2017

Me eh parado en seco, solamente para darme cuenta que ya eh perdido el numero de veces de cuantos días del verano llevo tratando de escribir aunque sean solo unas lineas, y no lograba ni escribir una sola palabra.

Me eh parado en seco, al verme en el espejo y ver a una yo completamente diferente a la del año pasado, y me eh preguntado a mi misma riendo irónicamente.. ¨Mi misma, ya ves?,¿como te han cambiado los años? ya no eres aquella niña, pero que golpes han venido no?.¨ y me rió de mi y de mis locuras al hablarme en aquel espejo que hace algunos años reflejaban solo mi inocencia, y aquellos primeros tacones que demostraban que ya era una señorita y no una niña.

Me eh parado en seco, para reírme de aquellos planes que pedí la noche de año nuevo, mientras me atragantaba de uvas e ilusión, esos planes que incluso hace algunos meses atrás aun creía que eran posibles, pero hay va la vida, tan huracán y tan tormenta, arrasando con cualquier cosa a la que te aferres. Hoy mis planes son no aferrarme a nada.

Y Suspiros.
Creo que es la única acción que se ha mantenido conmigo desde que era niña, cuando no se como reaccionar, solo suspiro.
Suspiro por todo aquello que se ha ido y me ha dejado dando vueltas en mi cama muchas madrugadas, suspiro por todo aquello que vivo, que recuerdo, y que incluso algunas veces, extraño.

Me eh parado en seco, para contar una por una, aquellas cosas que ayer quería y hoy ni si quiera quiero que me las mencionen, para reírme de aquello que en aquel entonces tanto deseaba ser y resultó ser marca patito, para darme cuenta que eso de querer coser cicatrices ajenas y taponar el dolor de aquellos a los que amo, ya no van conmigo, o más bien nunca han ido conmigo! pero que terca soy! quería hacerla de mujer maravilla y muchas veces termine haciéndola de quasimodo, que bueno, de perdido era el personaje principal..

y Supongo.

Supongo que tomamos malas decisiones para aprender de ellas y tener historias que contar a nuestras amigas a la hora de ir al café, o por unas copas.

Supongo que a veces corremos por la vida demasiado rápido que hasta las mascotas con las que jugábamos, se quedan mirando extrañados, viendo como poco a poco dejamos de ser divertidos, ( a veces lo noto en la mirada de Max mi perro).

Supongo que a veces hacemos de una relación, una telenovela, solo para vivir la intensidad y el deseo de que esta siga, y supongo también que a veces andamos con muchos rodeos, solo para que el paseo sea más largo, que por cierto me parece absurdo! Si que supongo muchas cosas, creo que desde que tengo uso de razón, y aunque eh acertado en algunas, en muchas otras ni cerquita eh estado.

Pero sobre todo, me eh parado en seco para darme cuenta de que aunque hay cosas que extraño, ni quiero, ni deseo volver a ser la misma, y que a pesar de las cicatrices, estoy totalmente agradecida de haber dado tanto sin a veces recibir nada a cambio y saber que lo que no se dio no quedó en mí,tan bendecida de no tener cómo pagar todo el cariño que he sentido y sigo dando, tan orgullosa de tener cicatrices en todo mi cuerpo que llevo como souvenir y tantos lugares como mi hogar.

querido amor

Tu, mi cicatriz.

21 junio, 2017

No voy a mentir, no voy a fingir, no voy a pretender que no te hecho de menos, porque te voy a echar de menos toda la vida, y toda la vida no basta,  al amor no le basta con querer, porque hay palabras que dejan cicatriz, miradas que esconden mentiras, y besos que fingen ternura, que fingen cariño, que fingen y fingen, que lastiman, y no se inmutan. Estaba loca de amor por ti, pero como te lo dije, el amor es de dos, y yo sola no podía, el tiempo me dio la razón, había que entendernos, que complementarnos, admirarnos, respetarnos, comprendernos, sobretodo, protegernos.

Te deje ir, para que me buscaras, pero nunca regresaste, tuve que encontrarme de nuevo a mi misma, y al hacerlo, después de luchar, me encontré en la felicidad tranquila de no tener que esperar a nadie ni nada que se vaya de mi vida por voluntad propia.

Tuve que entender que  el dolor de saludar a un extraño, no se compara con el de pasar el tiempo con alguien que actúa como un extraño. Y no voy a mentir, no voy a fingir, no voy a pretender, que ya no recuerdo, porque tanto dolor y tanta intensidad, dejan una cicatriz permanente, que por lo menos ahora puedo llamarle cicatriz y no herida, que si, he avanzado, aunque también  ahora veo a  gente queriendose por alguna rincón, y nos veo a ti y a mi a un km cada vez más lejos, que ahora cada noche es un día más de lejanía de tu recuerdo.  Y si, que te hecho de menos, tanto, que me eh dado cuenta que no es a ti a quien más hecho de menos, es a mí feliz a lado de alguien que tiene tu mismo nombre y apellido, pero no es el mismo que conozco o desconozco ahora..

 

 

Fashion

y si te cuento?

17 mayo, 2017

¨El problema es que olvidamos, olvidamos que éramos un uno, antes de convertirnos en un dos, y cuando volvemos a ser un uno, nos asusta estar solos, nos asusta olvidar el ¨nosotros¨, nos asusta desprendernos, nos aterra el futuro incierto de volver a empezar siendo nuestros propios dueños.¨-Marcela Terán

y si te cuento lo que me hubiera gustado? uy, no terminaría, porque lo que me hubiera gustado, es que siguieras aquí, que hubieras luchado por nosotros, por ti conmigo, por nuestro pequeño dos escrito aún con lápiz, esperando pasar al marcador permanente, ya sabes esa tinta imborrable. Y si te cuento, que cuando veo a una pareja tomada de la mano por la ciudad aún nos veo a nosotros? y si te cuento que cuando veo fotos y videos de alguna boda aun nos imagino? ya, ya que va, peor aun, y si te cuento que cuando veo en el mercado a un hombre tirándole a tu edad, con un chiquillo en brazos, te imagino a ti cargando a nuestro bebe? y si te cuento, que cuando veo a una pequeña familia, disfrutando de un domingo por la tarde, aun veo esos sueños que no alcanzamos a cumplir juntos?

Es verdad eso que dicen, es tan corto el amor, y tan largo el olvido, fuimos tan cortos amor, que me ha durado más el olvido, los recuerdos, y los sueños incumplidos, fuimos tan cortos que me quede con un mal sabor de boca, fuimos tan cortos, que aun recuerdo cada detalle de nuestra relación, fuimos tan cortos, que ya no sé si fuimos.

Pero y si te cuento que si te hubieras quedado te habría amado con la misma fuerza del mismo día? y si te cuento como habría sido nuestra vida si no nos hubiéramos dejado? si te cuento los planes en los que te incluía? y si te cuento que mi plan eras tu, volverías amor? hay amor si te hubieras quedado, como han pasado los meses, y esta ilusa aun no logra superar al olvido.

Y si te cuento me eh encontrado a mi misma tratando de recordar la ultima vez que fui realmente feliz, te gustaría saber que fue cuando nos comenzamos a conocer? te gustaría saberlo? y si te cuento que a veces me pregunto si fuimos alguna vez real? y si te cuento que ha sido tan difícil asimilar que ya hemos acabado con esto?

y si te cuento que lloro por tí, por mí, y rezo de todo corazón para no encontrarme amándote un día más? sé que tengo que continuar mi vida como tu lo has estado haciendo, cambiar de pagina, terminar el capitulo y cerrar nuestro libro, lo sé amor, pero es que a mi siempre me ha encantado leer, y más historias como estas, de esas que te dan nostalgia y te hacen revivir con tan solo leer, lo sé, extraño, tengo que dejarte de llamar amor, porque ahora, solo eres un extraño no? un extraño que pasa por mi hombro, y veo por el rabillo del ojo intentando reconocer.

Y si te cuento?

pero que va? solo le estoy contando a mi teclado y a mi ordenador.

Lifestyle, querido amor

El final nunca es un adios.

24 abril, 2017

Dicen por ahí, que el final nunca es el adiós, que el adiós es solo quitarle el tapón al agujero de la herida, comenzar a desbordar todo el dolor y el coraje, toda esa incertidumbre y esos sentimientos erróneos, el adiós, es dormir rezando por una respuesta al amanecer, y es despertar pidiendo que todo hubiese sido una pesadilla, contar un millón de veces la historia de como nos conocimos, como nos prometimos, como nos enamoramos, el adiós es contar como me rompiste, es contar y preguntarles a todos cuando, como, porque, y en que momento todo se desmoronó.
Es echar de menos.
Es darse cuenta de que uno no puede volver a ser quien era antes después de todo lo que se vivió.
Es esperar, un reencuentro, un milagro. Un perdón que sabes nunca llegará.
El adiós es pasar los días, uno por uno..
olvidar llevar la cuenta, pues no recuerdas siquiera si es martes o viernes.
Es consultar a tus amigas, al novio de tu amiga, a esa persona desconocida que te pregunta que te sucede…
El adiós, es sentir que se te desgarra el alma.
Es leer poesía, o novelas románticas e imaginar que somos los protagonistas, es borrar del celular las fotos en las que alguna vez fuiste feliz, y luego buscarlas en tu computadora para volver a bajarlas.

Es olvidar lo que te hizo estallar y recordar en parte más lo bueno.
Es repasar una y otra vez ese sábado por la noche. Es enterarte tiempo después que te engañó. Esa recordar esa llamada que le hiciste con unas copas encima, es recordar los gritos de dolor, los reproches, es recordar todo lo que dijiste en ese estado, y no arrepentirte, es darte cuenta lo mucho que te duele.
Es vivir en sueños, y olvidarte del presente.
El adiós es la preocupación de tus amigos y tus padres al no verte como antes.
Es estar harta hasta de ti misma por no poder sacar de la mente lo que has vivido.
El adiós es una transición que nadie puede entender hasta una vez que lo vive.

Dicen que el final no es un final, hasta que un día lo ves por las calles y tus piernas siguen firmes.
Dicen que el final es poder escuchar esas canciones que escuchaste junto a el y no sentir nostalgia.
Es poder volver a besar y perderte en ese extraño beso.
Es entender, que la fecha del aniversario ya solo es una fecha más. que los martes trece son de suerte y los viernes trece no son tan mala suerte.
Decir adiós, es un final hasta que decides alejarte por lo sano. Es estar en el coche, sollozando frente al teléfono, mientras, Arjona cantonea, es decidir en ese momento, dejarlo ir, y dejarte ir.
Es bloquearlo finalmente de todas tus redes sociales, no por despecho, no por odio, si no por puritito amor a ti.
Decir adiós es finalmente un final, el día que dejas de llorarle al olvido, es cuando finalmente aceptar que lo que tenía que pasar era lo único que pudo haber sucedido, que en algunas historias, se sufre lo suficiente para que seamos valientes en la siguiente. Es poder mirar hacia el retrovisor, y poder avanzar sin meter el freno.
Decir adiós, es dejarte continuar.

Lifestyle, querido amor

A tí, que me enseñaste a no creer en cualquier mirada.

13 abril, 2017

Hoy me gustaría compartirles algo completamente personal, una carta que habla sobre el dolor que sentimos cuando lo que creíamos real, siempre fue una mentira. Es como cuando de pequeños nos emocionaba la idea de Santa Claus y los reyes magos, como su magia hacia que nos llegaran regalos, como entraban a escondidas en casa, y un día en clases llega ese compañero que siempre recordaremos por desgracia, a decirnos que nuestros papas nos mintieron,Santa Claus, los reyes magos, los duendes, la magia no existe. Entramos en un estado de shock, quien se comía las galletas y la leche? quien hacia sonar esas campanas en la madrugada del 24? El engaño y la mentira, siempre lastima no importa el motivo, no hay razón.

Siempre eh creído que la vida se trata de momentos, siempre hay momentos que nos marcan, momentos de impacto, que nos sacuden, y nos colapsan. Para mí este es uno de esos momentos… Continue Reading…

Fashion, Lifestyle

Saborear la espera

26 marzo, 2017

Ultimamente me han preguntado que qué es lo que más me gusta de tomarme fotos, y la verdad es que nunca lo había realmente pensado, pero hoy que tuve la oportunidad de dar a conocer una sesión que tuve hace mes y medio, me puse a pensar en lo que estaba viviendo en ese momento, y en como las cosas cambian, la mayoría para bien, el problema era que en ese entonces, yo no creía verle salida al problema que vivía, hacía las cosas porque realmente eran una tarea, una obligación, para crecer en todos los sentidos.

Recuerdo que esta sesión era exclusivamente para el blog, y mi amigo y fotógrafo Jorge me comentó que podíamos contactar a la revista, y crear un reportaje sobre mi vida como nueva blogger, al final, nos dijeron que sí, pero que tendríamos que esperar mes y medio porque en ese entonces estaban saturados de publicaciones pendientes  y para eso era imposible revelar estas fotografías antes de que lo hiciera la revista! para mis pulgas! moría enseñarlas, pero tenia que aprender a saborear la espera, era horrible, soy una persona realmente impaciente, ansiaba poder compartirlas, pero con el tiempo, más proyectos se me presentaron en el camino de esta espera que fui dejando al tiempo pasar, hasta que por fin llegó el día de hoy, si me preguntan como me sentí me sentí realizada, feliz, completa, y me hizo venirme al jardín de mi casa, para sentarme y escribirles con una copa de vino (obvio), sobre la importancia que tiene la paciencia en nuestras vidas.

Toda espera, hace que la recompensa valga la pena, sí yo se que es HORRIBLE! toda mi vida esperar a sido un reto, pero por fin aunque no lo crean, a mis 19 años entendí que: todo es a su momento.

Hoy puedo decir que amo recordar cuando veo mis fotografías, algunos recuerdos son tristes, otros felices, pero lo más impresionante e impactante es el cambio del crecimiento, la maduréz con que comienzas a aceptar que el cambio te hace crecer por dentro, es algo impresionante, y ahora que lo e vivido en carne propia, acepto que duele, duele desprendernos de cosas, personas y situaciones, y en el proceso no vemos lo fuertes que nos estamos haciendo, pero al ver las fotos que en ese momento hiciste, al final, después de un tiempo, ves que saliste adelante, y que ahora sin darte cuenta has recogido frutos, que no te diste por vencida, si no seguiste, que por más que costó, creciste, y crecer es vivir, y vivir es cortarte una y otra vez, rasgarte, pero también amar el proceso de sanación, esperar,  o como dicen por ahí, lamernos las heridas con mimo y amor.

Así que si no les gusta tomarse fotos, tomenselas a algo que signifique en este tiempo algo para ustedes, duela o no duela, después de verla por un tiempo veremos quien éramos y quienes somos ahora, recordaremos y aceptaremos que aunque sea mucho o poco, hemos ido avanzando y creciendo.

y obvio, por aquí les dejo algunas de las fotos que hicimos. Estas fotos fueron tomadas en monterrey, Jorge y yo pasamos la tarde buscando sitios de donde no nos sacarán para poder sacar algunas fotos de revista que fue lo que sin querer queriendo obtuvimos!

mi saco es de nastygal.

mi pantalon acampanado de zara

mi bolsa es bcbg

el vestido es de nastygal

el collar h&m

pumps de nastygal

y el maquillaje de paola rdz una amiga que actualmente vive en monterrey para todas aquellas que viven por acá pueden preguntarme y les paso su contact!

 

marcela. 

 

Lifestyle, querido amor, quotes

Dejando ir y dejando al tiempo

22 febrero, 2017

Otro día sin poder sentir, sin sentir esas ganas de seguir. otro día siguiendo, pasando, tratando de mejorar, de cambiar la perspectiva, y mientras nosotros las personas pasamos dandole vueltas y vueltas en nuestra cabeza a ese problema que tenemos, a esa situación que nos quita el sueño aun sabiendo que el hecho de pensarla y sobre pensarla no hará un cambio, olvidamos a las personas que tenemos de frente.

Es cuando logré ponerme en silencio la mañana de hoy, que vi y logré escuchar la voz fuerte y determinante de Sandra mientras le contestaba a la persona detrás del teléfono. Hasta hace una semana, Sandra era la nueva persona que nos ayudaría con la limpieza del departamento, pero hoy, hoy sé quien es en realidad ella, Sandra es una mujer que esta pasando por un triste divorcio, una mujer que no terminó sus estudios como muchas otras, que tristemente confió a ciegas en el amor de un hombre que le prometió una vida llena de hijos y amor hasta que un día el hombre con el que había convivido por años, se convirtió en la pesadilla de su vida. Una mujer que tuvo que aprender a trancazos a decir basta. Una mujer que decidió dejar lo que tenía por ir en busca de lo que realmente quiere.

Fue ahí cuando me di cuenta ahí sentada sobre el taburete mientras trataba de lograr escribir, que en mi cocina no solo había un corazón roto, si no dos.

La vida misma nos da tantas señales que nos negamos a ver, hasta que un día se presenta una persona que esta peor que tu, y sin embargo esta luchando, con coraje y determinación, porque como dicen por ahí, mientras haya vida, todo es posible, y sin embargo, muchas veces optamos por querer rendirnos, nos encariñamos de cierta manera con el vacío que otra persona deja al irse, y ya no queremos consejos, estamos hartos de escucharlos de hecho, solo queremos respirar, poder respirar.

Eh estado tratando de descubrir porque algunas cosas parecen ser más difíciles para mí, de lo que son para otra gente, soltar nunca es fácil, dejar ir algo que en verdad quieres, es devastador, pero lo peor, lo que no deja de repetirse en mi mente, es, ¿Como es siquiera posible, que si en verdad quieres a alguien no quieras luchar?

En una ruptura, nosotras las mujeres, o bueno la mayoría, soltamos habiendo exceso de amor de por medio, habiendo agotado todas nuestras estrategias, las ideas, las fuerzas, soltamos amando aun más de lo que se amaba en un principio, soltamos con el miedo de no volver a ser buscada, que nuestro peor temor se cumpla, y es ese, el no volver a ser encontrada, por esa persona.

Volver a empezar es difícil, pero cuando Sandra me dijo que había comenzado a tomar cursos, y a terminar su prepa teniendo todos esos problemas en casa, me demostró que a pesar de estar rota por dentro, que a pesar de que los recuerdos no desaparecen, volvió a repetirme la frase que muchos nos dicen en momentos así ¨debemos entender, o tratar de entender que todo pasa por algo, todo tiene una razón de ser”

En un tiempo, esperemos no muy lejano, algo volverá a encenderse dentro de nosotros, haciéndonos ver que las decisiones que tomamos siempre fueron las correctas, que valiente no es aquel que se aferra tratando de sostener o cuidar algo que es de dos, si no aquel que a pesar de amar con todas sus fuerzas, se atreve a soltar a esa persona en la que depositó un posible futuro junto a el.

Aun me cuesta entender, pero la vida es del tiempo, hoy le doy tiempo a mi dolor pero también a mis sueños y  mientras, sigo trabajando en mí.

Marcela.